miércoles, 31 de enero de 2018

Entrevista al Lic. Benito Méndez Salas



BENITO MÉNDEZ SALAS es Licenciado en Criminología,  egresado de Claustro Universitario de Chihuahua, además, cuenta con estudios de Especialidad y Maestría en Procuración y Administración de Justicia, Licenciatura en Derecho y  estudios en Política Criminológica.  Se ha desempeñado en el área de Procuración de Justicia trabajando en Centros de Rehabilitación Social en estudios de clasificación penitenciaria y de preliberación,  asesoría de la defensoría pública en juicios orales y de manera particular ha realizado estudios de personalidad y diagnóstico situacional para empresas.  Actualmente es Jefe Jurídico Estatal de Sevicios de Salud de Chihuahua, catedrático en Claustro Universitario y Presidente del Colegio de Criminólogos de Chihuahua; Colegio que actualmente  realiza conjuntamente con el Sistema Nacional de Seguridad Pública a través de diferentes dependencias del municipio de Chihuahua un proyecto de diagnóstico sobre el suicidio en jóvenes.


Claustro: ¿En qué consiste tu trabajo actual?


Benito Méndez: Actualmente mi trabajo es meramente jurídico, estando a cargo del área administrativa y jurídica del organismo público descentralizado de Servicios de Salud, de igual manera he contribuído en la realización de acuerdos de creación de comités, centros y órganos desconcentrados para la prevención de acciones en el área de la salud.


Claustro: ¿Qué estudios y experiencia consideras que han sido necesarios para desempeñar su actual labor?


Benito Méndez: En el área que me desempeño actualmente es necesario contar con estudios y experiencia en el área jurídica por otra parte, en la docencia, experiencia en el área criminológica.


Claustro: En ocasiones se limita al criminólogo al campo de los peritajes, sin embargo, y viendo tu desempeño en otras áreas, podemos preguntar ¿Qué es la criminología?


Benito Méndez: La criminología es una ciencia muy noble, que estudia toda conducta humana, no estigmatizando lo negativo, sino también lo positivo es campo de estudio para la criminología. Es un área de oportunidad para la sociedad en donde se deben crear las políticas y las estrategias que vengan a intensificar la prevención del delito y establecer las medidas para que no ocurran incidentes políticos, económicos, sociales y culturales que puedan tener cuestión negativa para la sociedad.


Claustro: ¿En que distintas áreas de trabajo puede desempeñar su carrera un criminólogo?


Benito Méndez: El área de desarrollo de un criminólogo, como ha quedado claro con colegas y ejemplos que hemos tenido, es en el ámbito público y privado; un criminólogo puede enfrentar el reto para trabajar en cualquier área: salud, economía, educación, política… el perfil o las limitantes van siendo creadas o impuestas por el mismo criminólogo.  Más que decir en que deben o no trabajar los criminólogos, son ellos mismos quienes deciden que quieren hacer con su profesión y que quieren aportar para la sociedad y su profesión.


Claustro: ¿Cuáles son las ramas de la criminología que consideras más importantes en la sociedad?


Benito Méndez: Actualmente yo le apuesto a la política criminológica, es la que nos va a dignificar y nos va a colocar en un punto en el que los criminólogos nos reconozcamos como tales, así como el papel que debemos desempeñar.  La política criminológica es un área en donde vamos a poder tener un enroque con las autoridades, instituciones y sociedad para que se identifique el papel del criminólogo y su valor.


Claustro: ¿Por qué decidiste estudiar criminología?


Benito Méndez: En primer lugar, porque fue una opción con la que me identifiqué, después de conocer la gama de desarrollo con las que contaba la criminología, me di cuenta que era lo mío.  Si estuviera nuevamente en la posición de decidir qué estudiar, volvería a estudiar criminología por las experiencias tan nobles que viví: como haber participado como uno de los primeros criminólogos en juicios orales,  presentar un peritaje ante autoridades que desconocían que era la criminología,  el haber apoyado a  tantas personas,  no lo cambiaría por nada.


Claustro: ¿Cómo ves el futuro de la criminología en Chihuahua?


Benito Méndez: Lo veo prometedor, veo generaciones dinámicas e inquietas y aunque hay apatía por parte de algunas autoridades, veo que esto está cambiando, los cambios que generamos actualmente significarán beneficios para las próximas generaciones, hay que seguir los pasos del Maestro Quiroz Cuarón, dignificando nuestra elección de vida.  El reto más grande que tenemos con la sociedad chihuahuense  es enseñar y mostrar que estamos aquí para ayudar, dejar claro que nuestro compromiso es con ellos.


Claustro: ¿Qué competencias o cualidades debe tener un aspirante a futuro criminólogo?


Benito Méndez: Un futuro criminólogo debe ser  una persona inquieta, propositiva, crítica, no debe limitarse a nada o nadie, no debe mostrar temor, debe tener tolerancia a la frustración, perseverancia y mucha fuerza y ganas de trabajar. Una enorme sed de triunfo.  Nuestra sociedad demanda profesionistas a la altura, que vayan a la vanguardia y que no se limiten con nada.


Sueño que el día de mañana el criminólogo pueda identificar áreas de riesgo en la educación, donde se imparte.  Sueño con un criminólogo generando teorías económicas que puedan prevenir toda contrariedad económica, criminólogos en el Congreso de la Unión promoviendo estrategias encaminadas a la prevención del delito.


Las áreas de oportunidad son tan bastas, te lo digo  ahora que he tenido grandes retos, uno de los retos que enfrento como representante del Colegio de Criminólogos, es hacer que el criminólogo tenga un papel jurídico constitucional dentro del marco normativo del 21, donde se contemple que entre como parte operativa en la investigación de los delitos.


Claustro: ¿Qué mensaje le darías a los aspirantes a la Licenciatura en Criminología y a quienes están cursando actualmente la misma?


Benito Méndez: Yo les diría, no claudiquen. Con nada ni nadie, con ninguna institución o persona. México requiere personas con decisión, con garra, con ganas de ser diferentes, no de monigotes que puedan ser manipulados, requiere personas con actitud.