jueves, 1 de febrero de 2018

Modelo Educativo de Claustro Universitario de Chihuahua Campus Juárez

Toda institución educativa orienta su actividad y procesos en un modelo denominado “educativo”.  Este define la posición de la institución ante la sociedad, el proceso educativo, el ser humano, la relación sociedad, universidad y estado, así como los principios filosóficos, pedagógico y didácticos sobre los que la institución contribuye a la formación de sus educandos  a la transformación y  desarrollo de su región y Estado.  


El Modelo Educativo como tal, define las intencionalidades y objetivos de los procesos de formación que promueve la institución a partir de las demandas de atención educativa y desarrollo regional que plantean los ciudadanos y la sociedad en su conjunto en el Estado de Chihuahua.


El Modelo Educativo del Claustro Universitario de Chihuahua  reconoce el proyecto  educativo que el Gobierno del  Estado  propone en el Plan Estatal de Desarrollo. Coincide con éste en la necesidad del cuidado de la naturaleza y el medio ambiente, la protección y restauración del equilibrio ecológico, la búsqueda de sistemas de justicia más transparentes y expeditos, y la generación de estrategias de desarrollo económico y cultural  con oportunidades  para todos.


El Modelo Educativo, reconoce junto con el Plan Estatal de Desarrollo, que la educación es un medio para asegurar la supervivencia de la humanidad y es una garantía para abatir de manera más eficaz  la injusticia y la desigualdad.


El Claustro Universitario de Chihuahua, como institución privada, coadyuva con el Estado y coincide en que la educación es una responsabilidad compartida con la sociedad de modo coordinado. En respuesta a esa corresponsabilidad, nuestra institución busca formar  profesionales que contribuyan al logro de los objetivos de desarrollo estatal, regional y nacional y que  aporten conocimientos científicos, métodos y estrategias para atender y resolver las necesidades de salud, empleo, justicia, educación, producción, conservación y desarrollo  de la cultura, gobierno, convivencia,  medio ambiente y desarrollo sustentable, entre otras cosas.


Para la comunidad académica y científica del Claustro Universitario, el conocimiento es
….el proceso de producción de conocimiento es un proceso de praxis transformadora del hombre, y, con él, de la sociedad y la naturaleza”.  


Lo anterior lleva a concluir que:


“….los objetos de estudio no existen en el mundo material  para que el sujeto simplemente los elija, sino que son construidos a través  de un ejercicio intelectual científico y académico  que les otorga características y propiedades” (Crocker, et al. 2009).


En concordancia con lo señalado, para la comunidad del Claustro Universitario de Chihuahua  es imprescindible asumir y generar procesos educativos que lleven al sujeto a desarrollar esa praxis que permite la transformación de sí mismo, de la sociedad en la que vive y de la naturaleza y entorno físico del que forma parte.  


Por otro lado, como institución de educación superior, el Claustro Universitario de Chihuahua asume su responsabilidad en la generación de condiciones para lograr una mejor sociedad, por lo que promueve procesos educativos  que fortalecen la solidaridad, la cooperación, el respeto, la tolerancia y la igualdad entre los miembros de la sociedad y entre ésta y las instituciones que cristalizan la gobernabilidad y la convivencia.


En este marco, el papel y la responsabilidad  del Claustro Universitario de Chihuahua en la sociedad no sólo se limita a proveer de competencias indispensables para el ejercicio de una profesión, además de esto, promueve el desarrollo de competencias para la vida, indispensables hoy en día para que el futuro profesional se conduzca con mejores oportunidades en una sociedad del conocimiento en la que se requiere acceder, organizar y analizar la información que en el ámbito de la ciencia se genera a diario. Competencias que le permitan  interactuar eficaz y oportunamente con otros profesionales favoreciendo el trabajo de equipo; competencias que le permitan aprender a aprender (Delors, et. al. 1994) y a desempeñarse como personas y expertos en el campo de la ciencia en un marco ético con valores que expresen el respeto por los demás, la solidaridad y el compromiso con su entorno, entre otras cosas.


Un compromiso adicional ante la sociedad es  aportar experiencias, nuevos conocimientos y opiniones expertas en torno a la problemática del Estado y la región norte en busca de soluciones y nuevas formas de convivencia que garanticen el futuro y bienestar de los individuos y los grupos.


Así, como institución educativa, busca  mantener  permanentemente una interacción con las instituciones y los grupos sociales que dan forma a la sociedad en nuestro Estado e instrumenta estrategias para identificar de manera sensible las necesidades del contexto y, en contrapartida, El Claustro Universitario de Chihuahua actúa mejorando la calidad y actualizando su oferta educativa o, en su caso, creando nuevas oportunidades y espacios de formación que respondan a las necesidades emergentes y del futuro  de mediano y largo plazo que le plantea la sociedad en materia de nuevas carreras o posgrados  o actualización de las existentes.


Bajo estas premisas, en nuestra institución se ha adoptado  como modelo pedagógico didáctico, acorde con su modelo educativo, al enfoque de competencias profesionales integradas, enfoque que busca favorecer entornos para que los futuros egresados sean competentes para aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser como personas plenas  con capacidades no sólo técnicas propias de su campo de formación, sino también con competencias que lo ayudarán a lo largo de toda su vida.


Bajo esta perspectiva , el aprendizaje se centra en desarrollar las potencialidades del alumno, el profesor es un experto en su campo y en el diseño de ambientes de aprendizaje y reconoce las diferencias en los procesos y estilos de crecimiento personal.


Para el Claustro Universitario de Chihuahua la escuela hoy en día es una oportunidad y un espacio para no sólo aprender buenas técnicas, métodos procedimientos y teorías, sino también un excelente espacio para aprender a reflexionar sobre el entorno, sobre sí mismo, y sobre las formas de contribuir para transformar ese entorno en bien de las personas, los grupos y la sociedad y sus gobiernos.